I. Municipalidad de Coihueco

Coihueco rindió homenaje a Alfonso Lagos Villar

Coihueco rindió homenaje a Alfonso Lagos Villar


Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1961 gracias a su infatigable labor al mando de Diario LA DISCUSIÓN, medio que adquirió a fines de la década de los treinta, logrando de paso que el matutino se editara todos los días del año. Alfonso Lagos Villar ayer habría estado de cumpleaños. 113 años desde su natalicio fueron conmemorados precisamente en su querido Coihueco natal (sector Minas del Prado), tierra que le debe tanto a favor de la educación de los niños de más escasos recursos porque para él, educarse era una obligación y no una ocasión.

Coihueco lo homenajeó con una ceremonia en donde lo más importante fue su figura. El recuerdo corrió por cuenta de la periodista Patricia Orellana Cea, quien lo conoció como tal en este diario. La profesional, sólo tuvo palabras de elogio para el recuerdo de un hombre que trabajó incansablemente no sólo por las comunicaciones, sino también por las obras de progreso y bienestar colectivo que durante los años que vivió se realizaron en Chillán. Patricia contó que Alfonso Lagos adquirió el Diario LA DISCUSIÓN en 1936 y que se mantuvo 40 años desarrollando una brillante labor que sería coronada con el recibimiento del Premio Nacional de Periodismo. “Su vida estuvo siempre dedicada al servicio de la comunidad, ayudando a organizaciones culturales, sociales, gremiales y deportivas. Gran parte de su trabajo solidario, lo realizó en el Rotary Club”.

Alfonso Lagos Villar también supo de sufrimiento. En 1961 partiría su única hija, Laura, quien falleció poco antes de titularse como periodista en la Universidad de Chile. Cinco años más tarde, perdería a su esposa, Adriana. Hoy, una fundación que lleva el nombre de su hija se dedica a otorgar becas a jóvenes para estudiar en la universidad. Pocos meses antes de su muerte, donó todos sus bienes a la Universidad de Concepción, entre ellos, el diario y los talleres gráficos que funcionan en las mismas dependencias.

Minas del prado

Coihueco tiene hoy un centro cultural que lleva el nombre del insigne periodista. Precisamente en este lugar se realizó el homenaje que, además de las palabras de Patricia, contó con la presentación de un grupo de alumnos de la orquesta del Liceo Claudio Arrau. Posteriormente, el alcalde de esa comuna, Carlos Chandía Alarcón, también tuvo palabras de reconocimiento. “Con la participación de los alumnos del liceo, hemos querido hacer partícipe de este homenaje al mundo educativo, porque sabemos que don Alfonso ayudó silenciosamente a muchos niños y jóvenes que no tuvieron los medios para estudiar.

Él siempre valoró la enseñanza y el trabajo honesto, como una vía para triunfar en la vida y por lo mismo siempre estuvo dispuesto a tender una mano a quienes lo necesitaron. Sabemos que en Coihueco existe un sentimiento de gratitud hacia él, justamente por esa colaboración silenciosa que ofreció en tantas ocasiones. Incluso, la antigua biblioteca escolar recibió su ayuda en más de una ocasión. Una importante beca lleva el nombre de su hija, Laura Lagos, la cual hace casi cuatro décadas mantiene la Universidad de Concepción, en virtud de la donación que don Alfonso hizo de sus bienes a esa casa de estudios superiores, y ha beneficiado a muchos de nuestros estudiantes, lo cual también agradecemos de manera sincera”, afirmó el jefe comunal. “La comuna también debe valorar el espacio que siempre tuvo en las páginas de LA DISCUSIÓN, en la era de su más recordado director propietario, con un periodismo de antaño que ponía su acento en esas pequeñas grandes noticias, que para nuestra comunidad siempre fueron significativas”, destacó el edil.

Carlos Chandía terminó asegurando en su discurso que el recuerdo de Alfonso Lagos Villar permanecerá vivo entre los habitantes de Coihueco y sus alrededores gracias a la constante preocupación que él mantuvo siempre por su querido sector de Minas del Prado.

(Fuente: Diario La Discusión)